El Hada de las Chupetas

hada

En Costa Rica se le llama al pacificador, chupeta. Muchos lo usan desde que el bebé está pequeño para saciar el hábito de succión (correcto) y otros por como dice su nombre para “pacificar” al bebé (incorrecto).

Yo como odontopediatra no estoy peleada con la chupeta, aunque no lo crean. Pienso qué hay casos específicos en los que se puede usar, por ejemplo antes de dormir para disminuir el riesgo de muerte súbita si el bebé no tiene lactancia materna, o cuando hay un hábito de succión digital muy marcado. Es súper importante que la elección de la chupeta sea guiada por un profesional para que les pueda explicar cómo se debe de usar y escoger la mejor chupeta ortodóntica en el mercado.

Muchas veces los padres no reciben esta información y llegan a crear un hábito en sus hijos; y cuando llega el momento para remover la chupeta, esperan que sea fácil y muchas veces es casi imposible.

Esto me pasó con Saúl, uno de mis pacientes. El no quería dejar a su “pepe” por nada en el mundo, era su fiel amigo y acompañante durante todo el día y la noche. La familia trató varias técnicas en casa, se empezó por el calendario semanal donde Saúl recibía un sticker cada vez que lograba un nuevo paso, por ejemplo, no usar la chupeta apenas se levantaba, o no usarla en el carro de vuelta del kinder. En eso estuvimos un par de meses pero no tuvimos éxito, no era momento para remover el hábito ya que no tenía la madurez necesaria. El tenía menos de 3 años entonces decidimos como equipo darle un chance y programamos una cita en 3 meses para ver que nueva técnica implementábamos.

No habían pasado los tres meses, cuando la mamá de Saúl nos llamó con una excelente noticia y nos contó que Saúl ya no utilizaba más la chupeta. Sorprendida le pregunté cómo lo habían logrado, me contó que a ella se le había ocurrido algo maravilloso. Saúl había escuchado que el Ratón Peréz o el Hada de los Dientes llegaba donde los primos mayores cuando perdían un diente, entonces ella pensó en una nueva hada, y creó al “Hada de las Chupetas”. Esta hada venía por las noches, recogía la chupeta y dejaba un regalo a cambio.

Durante una semana le contaron a Saúl la historia del “Hada de las Chupetas” hasta que una noche el dijo que ya podían hacer una carta y un dibujo, donde le explicaban al hada que ya no quería la chupeta, pero que no la quería botar en la basura para que no estuviera solita. Esa misma noche dejaron la carta junto con la chupeta debajo de la almohada y al día siguiente apareció un Avenger en la cama.

En este caso todo fue un éxito, desde que el Hada de las Chupetas se llevó a “Pepe”, Saúl nunca la volvió a necesitar, todos los problemas de mordida que tuvimos se corrigieron y ahora es sólo una historia por contar.

Debemos de conocer a los chicos, saber en qué proceso de aprendizaje están, que les llama la atención y ser bastante creativos, para que la eliminación del hábito sea lo más divertido y fácil posible. ¿Ustedes han pensado lo que sería si les pidieran que dejaran un hábito a estas alturas? Por ejemplo, ¿que harían si les dicen que por prevención no comieran más azúcar? ¿O que no comieran uñas cuando están asustados? ¿O que no pueden tomar más café? ¿Lo harían? Para los chicos que usan chupetas, la chupeta es la vida, entendámoslos y hagamos lo mejor para que está aventura sea perfecta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s