Los Deseos de un Presidente

DDCEFCB7-487E-4E8B-BC01-F2C62420C88D

Hay pacientes que te cambian la vida y desde el primer momento que entran a tu consultorio te das cuenta de las personitas increíbles que son. Hay días de muchos pacientes nuevos, otros días de pacientes recurrentes pero siempre cuando alguno se sale de la norma te das cuenta de que los niños tienen una esencia que todos deberíamos de mantener, aún en edades adultas.

Juan Lucas llegó al consultorio con su mamá y su hermana, tres personas súper especiales recién llegadas a Costa Rica de la tierra del vallenato, que si saben un poquito de mí, es donde se ubica mi alma mater que le tengo tanto cariño. Esta es la historia de Juan Lucas, la de su hermana la contaremos en otro momento.

Desde ese primer día Juan Lucas se ganó mi corazón ya que el estaba muy feliz de estar con nosotras y lo expresaba en cada oración que nos decía, disfrutamos muchísimo la consulta. Cuando Juan Lucas regresó fue para seguir su tratamiento, y ese día casi se le salieron las lágrimas cuando se dió cuenta que no nos iba a ver hasta dentro de seis meses y nos dijo que nos iba a extrañar.

Esos seis meses se hicieron más cortos de lo esperado, ya que la semana pasada su hermana tenía consulta y el llegó a acompañarla. Me dió un abrazo súper fuerte y se quedó jugando con los juguetes que traía y los juguetes de la clínica. Convirtió sus piezas del juego de damas chinas en caries dentales que invadieron los dientes del señor de plasticina de la clínica y el se las eliminó por completo. Cuando terminamos de trabajar con su hermana el saltó y dijo: “¡Ahora ya es mi turno!”, le explicamos que hoy el no tenía cita, pero que podíamos jugar un rato.

Le comenté a la mamá que Juan Lucas tenía unos sentimientos muy lindos y iniciamos nuestra conversación:

Mamá de Juan Lucas: “Sí, Juan Lucas tiene unos sentimientos súper lindos y además el es muy expresivo.”

Dani: “Claro, en el dibujo que me regalo hoy, dibujó un corazón después de su nombre.”

Mamá de Juan Lucas: “El siempre es así de especial. El otro día me dijo que quería ser presidente, que el tenía lo que se necesita.”

Dani: “¿En serio? ¿Y que que se necesita?”

Mamá de Juan Lucas: “Si. Me dijo lo siguiente: 1)Soy un buen niño 2)Me logro concentrar en el colegio 3)Hay que tener un buen corazón 4)Pensamientos duros 5)Ayudar amigos y otras personas cuando necesitan ayuda 6)Decir palabras lindas 7)Buenos ojos 8)Buenos pulmones.”

En ese momento me quedé fría. ¿Cómo es posible que un niño de 7 años tengas las cosas más claras que nosotros? Claramente para ser presidente es importante que sea una buena persona con un buen corazón pero al mismo tiempo tenga objetivos y metas claras; que tenga conocimientos y logre concentrarse en lo que hace; que no pierda la parte social y ayude a los necesitados; que sepa hablar en público; que tenga una visión para el futuro y sobre todo que tenga buenos pulmones para darse a conocer, a respetar y ser un ejemplo para el pueblo.

No tengo palabras más claras y acertadas que las de Juan Lucas. No perdamos el norte, tengamos siempre una meta en mente, cumplamos objetivos y soñemos. Vida solo tenemos una.

One thought on “Los Deseos de un Presidente

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s