Diente Amante de los Recreos

Simón llegó de México hace 6 meses y recién cumplió 4 años. Llegaron a la cita para su control dental, aprovechando que habían asistido a la cita anual con el pediatra. La cita fue un éxito, realizamos la limpieza dental, revisamos los dientes, y no tomamos radiografías porque Simón no las necesitaba. Al final la cita no tuvo ningún contratiempo, tanto Simón como su mamá Cristina salieron felices.

Un mes después recibimos una llamada de doña Cristina donde informó que Simón quería hablar conmigo. En ese momento pensé que se había caído, pero no, me equivoqué.

-Dani: “Hola Simón, ¿cómo estás?

-Simón: “Dani te quiero contar que el día de hoy me apareció un diente nuevo. Mientras estaba en clases de música en el kinder no tenía ese diente, y en el momento que salí al recreo apareció. Creo que ese diente nuevo es amante de los recreos y lo único que quiere es jugar y no aprender canciones.”

-Dani: “¿En serio Simón? No te lo puedo creer. ¿Vos crees que es posible que tu mamá me envié una foto de tu diente nuevo para poder verlo?”

-Cristina: “Ya te envió una foto. Yo también me sorprendí cuando vi ese diente que hoy en la mañana no lo tenía.”

En un segundo me llegó una imagen al celular y sí, Simón tenía un diente extra (diente supernumerario) entre sus dos dientes del frente de arriba (los odontólogos lo llamamos “Mesiodens”). Me sorprendí mucho porque en la cita el mes pasado, habíamos revisado bien los dientes, y no había ningún signo de que pudiera tener un diente extra. Normalmente se toma una radiografía de control cuando existe un diastema (espacio entre los dos dientes del frente más grande de lo normal), cuando el niño refiere alguna presión o cuando hay movilidad de un diente que no debería de estarse moviendo en ese momento.  Y Simón no presentaba ninguna de esas opciones, y por ende no realizamos la radiografía.

-Dani: “Simón, tenés toda la razón. Tenés un diente extra, y creo que ese diente si que le gustan los recreos, pero creo que llegó para quedarse. Ahora va a ir a todas las clases del kinder con vos, a los recreos, a la playa o adonde vayás,  hasta que lo pongamos a bailar y lo tengamos en nuestras manos.”

-Simón: “¡Que emoción! Va a venir el ratón de los dientes por mi diente. Soy un niño grande.”

Esa siguiente semana tuvimos que ver a Simón, le tomamos la radiografía y observamos que el diente extra solamente salió y no afectó ninguno de los dientes temporales. Esto raramente sucede, normalmente cuando un diente supernumerario sale hace estragos y termina aflojando alguno de los dientes temporales. Realicé la extracción del diente sin ningún problema, Simón salió de la cita feliz con su diente, su ratóncito Pérez y emocionado de que ya se sentía grande.

Simón me hizo ver el mundo de una forma diferente. El se dio cuenta de algo tan pequeño que muchos normalmente no le ponen atención, sacó lo mejor de la situación y una cita que pudo haber estado llena de ansiedad el la cambió por una cita de valentía. Todos deberíamos ver los pequeños detalles que nos trae la vida, enfrentarlos de la mejor manera y sacarle provecho.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s