El Mono Que Engañó a Lucas

098452BA-01B7-41AE-9132-811EB141A4E2

El momento de la caída de los dientes que empieza alrededor de los 6 años, es un momento de suma importancia para los niños. Decirle a un niño en una cita de control que todos sus dientes están bien es importante para ellos, pero decirles que tienen un diente flojo y que pronto se cae es algo que reaccionan inmediatamente: cambian sus caras con una expresión única, sus ojos brillan y apenas pueden gritan a los papás: “¿Escuchaste a Dani? ¡Ya casi se me cae un diente!

Esto es algo común en la consulta, es lindísimo encontrarse un diente flojo, porque alegra los días en la clínica. Pero, ¿qué pasa cuando llega un paciente de 4 años que te asegura que ya se le cayó un diente, que nadie se dió cuenta, que el Hada de los Dientes se lo llevó y no le dejó nada, que por eso ahora tiene un espacio grande entre los dientes?

Esta es la historia de Lucas y así resolvimos el problema. Cuando llegó con su papá a la consulta, lo primero que dijo fue:

-Lucas: ¡Dani, ya se me cayó un diente! Nadie se dió cuenta pero un día me dormí, y cuando salió el sol tenía este huequito y creo que el Hada de los Dientes se lo llevó pero me dejó nada. ¡Ya me hice grande!

-Papá: Creo que Lucas está confundido, pero el dice que si es cierto y que por eso tiene ese espacio tan grande entre este diente y el colmillo. ¿Podrías explicarle bien que fue lo qué pasó?

-Dani: Claro, entiendo lo que me están diciendo. Efectivamente Lucas, tu papá tiene razón, no se te ha caído ningún diente, acordate que te había dicho que el primer diente se cae cerca de cuando cumplas 6 años, a veces antes o a veces después. Se que ya estás muy grande, pero todavía falta un poco más de tiempo.

-Lucas: Dani, ¿cómo no me vas a creer si tengo un hueco?

-Dani: Si, yo veo qué hay un espacio entre un diente y el otro, y eso es normal. Muchos niños lo tienen, se llama espacio primate, si ves bien, abajo también tenés un espacio parecido al de arriba, pero este es entre el colmillo y la primer muela.

-Lucas: ¿Cómo espacio primate? ¿No fué el Hada de los Dientes? ¿Fué un mono el que me engañó?

-Dani: No Luke, ningún mono te engañó. Ese es el nombre que se le da a ese espacio, es como los espacios que tenés entre los dos dientes del frente pero más ancho. Los dos dientes del frente tienen un espacio y se llama diastema. El espacio entre ese diente y el colmillo se llama espacio primate, seguro nunca te habías dado cuenta, y con las ganas que tenés que se caiga un diente entonces te emocionaste. Vas a ver que pronto se empiezan a aflojar tus dientes, pero tenemos que esperarnos por lo menos 1 año.

-Lucas: Te creo, porque nunca me dolió ni me dejaron monedas abajo de mi almohada. Todavía me tengo que esperar un poco, tal vez cuando esté en primer grado.

-Papá: Viste Luke, tenés que esperarte un poco más de tiempo. Por el momento hay que seguir comiendo bien y lavando los dientes excelente para que cuando vengan los dientes nuevos la boca este muy limpia.

-Dani: Así es, excelentes consejos los de papá.

La imaginación de los niños vuela, hay que explicarles la realidad y casi siempre ellos entienden. Por el momento Lucas se va a tener que esperar un tiempo para la caída del primer diente. Se fué feliz, logró entender que no era que se le había caído un diente sino que era un espacio normal en su boca, que ni el Hada de los Dientes ni ningún mono hicieron estragos en su boca. Me muero de las ganas de verlo cuando realmente haya perdido su primer diente y verle la sonrisa de niño grande en primer grado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s